Al Gobierno le toca cumplir sus compromisos

El año 2021 que acabamos de comenzar debe suponer la reactivación y cumplimiento de una agenda de reformas exigidas por UGT durante los últimos años y que, en algunos casos muy importantes, son también compromisos adquiridos por el actual Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos.

Esa es la línea de trabajo esencial planteada por el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, para este año; un planteamiento fundamentado en el hecho de que, si se pone coto a la pandemia -y si las administraciones gestionan los procesos de vacunación contra la covid-19 con la diligencia y el rigor que corresponde a una vacunación de carácter público como esta- debemos reactivar las agendas planteadas al comienzo del 2020 y acometer los cambios estructurales que necesitamos.

Álvarez -durante una rueda de prensa que coincidió con el comienzo de la gran nevada que ha paralizado media España, y especialmente Madrid- concretó siete grandes objetivos: derogar las reformas laborales, subir el SMI, combatir el paro, firmar un nuevo AENC, regular las plataformas digitales, nueva ley de igualdad salarial, y un plan de choque contra la siniestralidad laboral.

Derogar las reformas laborales

Esa determinación de Pepe Álvarez trae causa del hecho de que el Gobierno no ha iniciado movimiento alguno al respecto, salvo algunas declaraciones en las que parecía aflorar su intención de no avanzar en esta dirección sin acuerdo social, lo que podría entenderse como dar a las organizaciones patronales -muy cómodas en la actual situación- un derecho de veto que UGT no acepta.

Por tanto, el Sindicato tratará “por tierra, mar y aire” la derogación y adaptación de temas como la ultraactividad, la prioridad aplicativa de los convenios de empresa, regulación de las subcontratas, y la reforma del despido colectivo. Este último tema, en concreto, necesita ser abordado con urgencia “porque, por desgracia, seguramente que en los próximos meses vamos a ver como situaciones de crisis que tenemos en estos momentos se van a convertir seguramente en despidos colectivos, y hay que causalizarlos”.

Subir el SMI será una exigencia diaria

La negativa del Gobierno a subir el SMI solo tiene precedentes en los años 2012 y 2014 (con los Gobiernos de Mariano Rajoy), es una lacra para un Gobierno progresista que, además, a justificado su postura con argumentos falsos que el Secretario General de UGT se ocupó de desmontar:

Es decir, el SMI se aplica a trabajadoras y trabajadores -muchas más trabajadoras que trabajadores- que trabajan en sectores que no están en crisis; en la gran mayoría de los países europeos se han adoptado revalorizaciones de sus respectivos salarios mínimos; la pérdida de masa salarial en España durante la pandemia ha sido prácticamente la mayor de la UE (-12,7% según datos OIT), afectando más a los colectivos más vulnerables; los colectivos que cobran el SMI destinan la totalidad de los recursos a consumo, lo que favorecerá el crecimiento económico vía demanda interna; y, finalmente, existe un compromiso del Gobierno de dar cumplimiento a lo establecido en la Carta Social Europa (situar el SMI en el 60% del salario medio neto) en esta legislatura.

Por todas esas razones UGT va “a dejar abierto el debate sobre el aumento del SMI los 365 días del año 2021; cada día lo vamos a ir recordando, y algunas veces, si la pandemia nos lo permite, seguramente que en la calle” aseguró el Secretario General del Sindicato.

Paro: mejorar los escudos sociales

Desde el punto de vista del empleo, 2020 fue un año muy malo. El año cerró con más de 700.000 parados más y 360.000 afiliados a la Seguridad Social menos. Es lo normal en una crisis como la que hemos vivido, aunque en esta ocasión el impacto ha sido muy inferior al producido en los años 2008, 2009 y 2012. La puesta en marcha de los ERTE han sido un factor clave en este aspecto (han salvado hasta 2,2 millones de puestos de trabajo), por eso UGT defiende que el acuerdo sobre ERTE debería tener prórrogas automáticas y durar tanto como dure la pandemia.

La satisfacción del Sindicato con esta medida, sin embargo, no es ciega. Somos plenamente conscientes de que hay centenares de miles de trabajadores y trabajadoras a los que la pandemia ha puesto en situación crítica, a los que todavía no llega el Ingreso Mínimo Vital, y a los que hay que rescatar.

AENC, sí; la realidad, también

El IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva -el acuerdo entre patronal y sindicatos que da marco a la negociación de los convenios colectivos- acabó su vigencia el 31 de diciembre de 2020. Según Pepe Álvarez “ya sabemos que no tienen una efectividad cien porque los mil euros de salario mínimo de convenio [la medida más relevante de aquel acuerdo] no está vigente. Si lo tuviéramos vigente seguramente que estaríamos pensando en otras perspectivas; que no se asusten después cuando pedimos que suba el SMI”. No obstante, el año 2020 se cerró con una subida salarial media del 1,9% en los convenios.

El Secretario General de UGT defiende la necesidad de un nuevo AENC y desmonta los argumentos de quienes esgrimen la crisis como impedimento:

Regular los riders en enero, sin renunciar a nada

“No podemos esperar más tiempo. Esto es como un agujero, que entras en una negociación y no hay manera de salir” afirma Pepe Álvarez sobre la mesa de diálogo social para la regulación de las plataformas digitales. Por eso el Sindicato apuesta por alcanzar un acuerdo, este mes de enero, en lo que se refiere a los repartidores de las plataformas -los llamados riders-, sin que eso signifique de ningún modo renunciar a una regulación integral de la actividad de las plataformas digitales; entre otras cosas porque hay aspectos de su actividad que requieren la intervención de la hacienda pública (porque pueden ser pantallas para el fraude fiscal), y porque algunas de sus prácticas, como las subastas que afectan a las cuidadoras a domicilio, revientan los convenios y hacen que la gente trabaje en condiciones de esclavitud.

No estamos para bajar las pensiones

El Gobierno no ha presentado, en la mesa de diálogo social que se ocupa del Pacto de Toledo y la reforma del sistema público de pensiones, ninguna propuesta para subir de 25 a 35 años el periodo de tiempo para calcular la pensión de jubilación, ni propuestas concretas para alargar la edad de jubilación. ¿Por qué?  “Si es un globo sonda, aprovecho para decir que mejor que no lo presenten porque nosotros no lo vamos a discutir. ¿Por qué? Pues por razones obvias: tenemos un acuerdo vigente” afirma el Secretario General de UGT.

La posición de UGT es derogar la reforma de pensiones del año 2013, volver al acuerdo de 2011-que todavía se está desarrollando- y analizar cuál ha sido su incidencia para, a partir de ahí, tomar las decisiones que sean necesarias.

Insistimos: ley de igualdad salarial

Con el comienzo del año se pone nuevamente a cero el contador -simbólico- que registra día a día la desigualdad salarial entre hombres y mujeres y que demuestra que, en términos globales, las mujeres trabajan gratis dos meses al año en relación con sus compañeros hombres. Los avances registrados en el año 2020 en relación al desarrollo de los planes de igualdad en las empresas, que están en proceso de desarrollo e implantación, van a resultar sin embargo insuficientes para lograr el objetivo de la igualdad salarial. Por esta razón UGT seguirá considerando una prioridad de su trabajo durante este año exigir la aprobación de una Ley de transparencia e igualdad salarial.

Siniestralidad: ¡basta ya!

Lo que ha pasado en el año 2020 en relación con los accidentes de trabajo es absolutamente inaceptable: con una espectacular caída de la actividad económica (que todavía está por concretar) tuvimos 607 fallecidos en accidentes de trabajo. Según cifras oficiales, en los primeros 10 meses del año fallecieron 595 personas en accidentes de trabajo, 17 más que en el mismo periodo en 2019, con una actividad económica muy inferior y con una importante reducción de los accidentes in itinere debido al teletrabajo.

Analizar las razones de este drama, que además es una lacra persistente de nuestro sistema productivo, debería ser una prioridad para la totalidad de las administraciones, actores e instituciones vinculadas al mundo del trabajo; para UGT lo es y por esta razón exigimos la adopción de un plan de choque contra la siniestralidad laboral.

 

Share

¡Síguenos!

Y en Twitter ...

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Política de Privacidad RGPD
313,502 Suscriptores

Más temas ...

Otras historias

Huelga en la sanidad vasca

Representantes de la sanidad pública de los principales sindicatos en Osakidetza han hecho un llamamiento a la huelga del jueves 28 de enero, advirtiendo, en

Share
Share